Vigilancia acumulación gas radón en zonas graníticas

El radón está declarado por la OMS como la segunda causa más importante de cáncer de pulmón después del tabaco. A pesar de esto, sigue siendo un gran desconocido y su presencia en un porcentaje significativo de hogares y oficinas alcanza concentraciones por encima de lo establecido en la normativa europea:  300 becquerelios por metro cúbico de aire.

De hecho, en el año 2019, se modificó el Código Técnico de Edificación donde se establece la exigencia básica de salubridad HS 6, de protección frente al gas radón, que establece un nivel de referencia para el promedio anual de concentración de radón en el interior de los locales habitables de 300 Bq/m3. Esta modificación es parte de la transposición de la Directiva 2013/59/EURATOM del Consejo Europeo para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes.

El sensor de radón integrado en el sistema SENSONET, o en un Panel SENSONET, vigila que los niveles de radón estén siempre dentro de los límites razonables, alertando cuando se mantienen unos niveles elevados.

Además, como este sensor mide otros parámetros en ese mismo punto, facilita la gestión de confort (temperatura), riesgo de lipoatrofia (baja humedad relativa) y riesgo de aerosoles COVID-19 (concentración de CO2) lo cual puede ser muy útil en oficinas.

CONTACTO

Contacte con nosotros si desea conocer los detalles de este sistema y evaluar si se adapta a sus necesidades.
Pídanos un presupuesto sin compromiso.

    He leído y acepto la Política de Privacidad.